Un packaging personalizado es una de las herramientas de venta más potentes, ya que tiene el poder de que el consumidor se fije en el producto y lo identifique desde el mismo punto de venta, justo en el momento de la decisión de compra. El packaging, además, permite establecer un vínculo entre el usuario y el producto, obteniendo así más oportunidades de que lo compre y se convierta en cliente. Por ello, la personalización es una potente herramienta de marketing y comunicación.

La customización del packaging se está aplicando a todo tipo de productos, y es que las firmas cada vez más apuestan por diseños más atrevidos, que sean atractivos y que permitan al consumidor distinguirlo del resto de productos similares, lo que le creará una experiencia única y convertirá el producto en el centro de atención.

En sectores como alimentación y bebidas, cosmética y droguería el packaging juega un papel especialmente importante debido a que con la variedad de productos, el consumidor se siente más atraído por aquellos que conoce y por los que son más atractivos a nivel visual.

 

Sleeves, un soporte clave

Una de las formulas que más se han usado para la personalización a lo largo de la historia han sido las etiquetas, que se han presentado en múltiples formas y tamaños, desde formas convencionales (rectangulares, cuadradas, ovaladas) hasta las más atrevidas.

Es cierto que las etiquetas permiten la personalización del envase en un espacio reducido, en el que se puede ver más el contenido del producto pero que no produce ninguna reacción al consumidor. Actualmente las marcas han apostado por la técnica del sleeve por delante de las etiquetas, ya que garantizan una personalización total del envase, además de poder crear una imagen única del producto.

 

Qué es la técnica del sleeve?

El sleeve o funda termoretráctil es una “segunda piel” para un envase o botella que cubre todo el contorno del producto y se usa para personalizar por completo el envase.

 

La técnica del sleeve como tendencia a la alza

El sector del packaging ha dado impulso a la técnica del sleeve y la ha convertido en una de las más potentes del mercado. Este método, que consiste en una manga adaptable a todo tipos de envase, permite personalizarlo por completo, y se convierte en el mejor aliado de la customización de packaging en todos los sectores.

La técnica del sleeve se ha convertido en la más demandada para los sectores de alimentación y bebidas, cosmética y droguería. Las marcas han optado por este método, que les da la posibilidad de crear auténticos diseños personalizados manteniendo los valores de la marca y permite establecer un vínculo entre el consumidor y el producto.

 

Las ventajas de personalizar envases con sleeve

La técnica del sleeve permite personalizar completamente un envase y, además, ofrece múltiples ventajas:

  • Durabilidad. Fabricado con plásticos duraderos como PVC o PET que evitan la rotura y tienen una alta resistencia al agua, a los químicos y a la humedad.
  • Adaptabilidad. Esta técnica permite adaptarse a cualquier tipo de envase sea cual sea su forma (redondo, cuadrado, cónico…) y además puede usarse en productos de todas las familias como alimentación, bebidas, limpieza, farmacia, cosmética, lácteos, etc.
  • Decorabilidad. Son el aliado perfecto para personalizar totalmente un envase, ya que lo envuelven por completo y permite jugar con una amplia tonalidad de colores y diseñarlo a medida.
  • Seguridad. Se convierten en el mejor precinto de seguridad porque puede adaptarse a todo el envase, dando la posibilidad de detectar si se ha manipulado.

 

 ¿Cómo se aplica el sleeve?

La colocación es muy sencilla: se introduce la manga (o sleeve) sobre el envase, y con la aplicación del vapor, la etiqueta se adapta, sea cual sea la forma de la botella, tarro o envase.

Para conseguir su aplicación se utilizan dos tipos de máquinas: los túneles de termocontracción y las máquinas o calderas de vapor. Estas últimas están siendo las que más se usan en la aplicación de sleeve, ya que permiten su empleo sin que queden arrugas o pliegues, logrando una envase perfecto, una condición que no se puede conseguir con las máquinas que se habían usado tradicionalmente, los túneles de termocontracción.

En Mark-Pack trabajamos para conseguir que el cliente obtenga un producto único, de calidad y en perfectas condiciones. Por ello, hemos adquirido recientemente un túnel de vapor que nos permite ofrecer a nuestros clientes un acabado con altas garantías y de calidad.

 

Apuesta del departamento I+D

Nuestro departamento I+D trabaja constantemente para encontrar las mejores soluciones del mercado y asegurar así la excelencia en los productos. Por ello, una de sus últimas apuestas ha sido la máquina de vapor para sleeve.

La adquisición de esta máquina se ha realizado ante la detección por parte de nuestro equipo de la necesidad de conseguir un producto de alta calidad y de completa personalización.

 

Aumento de la producción

Con la adquisición de la máquina de vapor, en Mark-Pack hemos ampliado nuestra capacidad de empacar. Además, la máquina permite trabajar con envases de grandes dimensiones.

Con esta nueva adquisición, mejoramos nuestro servicio al cliente, nos adaptamos a sus necesidades reales,y trabajamos con envases de diferentes tamaños y garantizando un producto de altas cualidades.

 

Caso práctico:

En nuestras instalaciones de Sant Boi de Llobregat trabajamos con distintos proyectos para alimentación, cosmética, droguería o bebidas, entre otros segmentos que nos dan la posibilidad de aplicar diferentes técnicas que se adaptan a las necesidades del cliente.

Uno de los últimos trabajos que hemos desarrollado han sido los sleeve para WheyCell, los envases de proteínas de alta calidad desarrollados por la firma ProCell, conocida por sus suplementos deportivos.

El cliente tenía la necesidad de personalización del envase entero, que tiene unas medidas de 200mm de altura y de 220mm de diámetro. Unas dimensiones de envase fuera de lo estándar, y que se ha realizado gracias a la nueva caldera de vapor, que nos ha permitido trabajar con un sleeve plegado de 301 x 321 mm, medidas que se salen de lo habitual.

Para este proyecto hemos trabajado conjuntamente con la firma con el fin de detectar sus necesidades y así obtener una propuesta adaptada y ligada a sus valores. A nivel visual se ha distinguido el nombre del producto y el de la firma. Para conseguirlo, se ha jugado con los colores corporativos, el azul y el blanco, consiguiendo un envase personalizado y adaptado a las necesidades de la imagen de la ProCell.

El resultado ha sido un éxito: un producto con excelentes acabados que destaca entre sus competidores y le otorga una personalidad única.

packaging sleeve proteinas procell

Parte delantera del packaging de las proteínas de alta calidad Whey Cell

procell sleeve packaging

Parte posterior del envase de las proteínas de ProCell